lunes, 25 de agosto de 2008

Castellón en agosto

Tarde de domingo de agosto en Castellón. Ni un alma en las calles. Bares cerrados y en los desnudos escaparates abundan los maniquies también desnudos, entre letreros que anuncian el fin de las rebajas.

jueves, 21 de agosto de 2008

Fotografía analógica

Foto dedicada al maestro Pepe Sanchez, dinosaurio (con razón) de la fotografía analógica. Corresponde a la colección de los Peregrinos de Useras, de los años 70, tomada con una Nikon F y película Tri-X. Revelada artesanalmente con ácido pirógálico y la he escaneado como negativo en color.para mantener ese tinte amarillento que adquirían los negativos. Pepe, tienes razón. Esa gradación de tonos que tiene el negativo tradicional no se consigue con la máquina digital. Dicho lo cual, no hay más remedio que seguir con los megapixels, porque, como dice el poeta, la vida no se detiene en el ayer.

martes, 12 de agosto de 2008

Exposición

Joan Antoni Vicent está que no para. ¡Bendita prejubilación! Inaugura ahora una exposición sobre el pintor Ripo en la sala municipal de la playa de Moncofa, con una colección de fotos íntimas y espléndidos retratos (incluyo uno de ellos), de amigo a amigo, en blanco y negro y color. Muy recomendable en estos días de calor y ociosidad.

lunes, 11 de agosto de 2008

jueves, 7 de agosto de 2008

Peregrins 1973


Fotografía tomada en los Peregrinos de Useras del año 1973 . Revisándola ahora (¡treinta y cinco años!) aislo dos fragmentos que me gustan especialmente. Los vecinos de las masías cercanas, observando respetuosamente (los hombres sentados, las mujeres de pie) la llegada de los pregrinos, que besan el suelo frente a la cruz. Me interesan especialmente las caras, que fotografié sin prestarles especial mayor atención. En el otro fragmento, me gusta el cruce de miradas: la niña ve entrar a los cantores; el hombre de la boina y el cantor miran al peregrino.
Cualquiera de los fragmentos es una buena foto en sí misma.

lunes, 4 de agosto de 2008

Archivo histórico



Foto recopilatoria de las bajantes que aún sobreviven en Vila Real. Hay más, pero en muchas de ellas se repite la figura y no es cuestión de aburrir. Se trata sólo de dejar aquí el testimonio de una parte del paisaje urbano de esta ciudad, que parece tener especial interés en destruirlo sistemáticamente.
..................
10 agosto: amplío la colección e incluyo una de aquellas arquetas situadas en las fachadas de las casas, que contenían la llave del paso del agua. Para los niños de la época tenían una doble utilidad: esconder los Celtas cortos antes de entrar en casa, y evitar que los encontraran las madres por los bolsillos (las madres de entonces tenían un muy escaso respeto por el derecho a la intimidad de los hijos), o hacer explotar dentro una "piuleta" o un "masclet", dependiendo del poder adquisitivo del momento. En los dos casos, conseguías una salida de humo muy graciosa por la cerradura, pero con un "masclet" y algo de suerte, podías llegar a desencajar la puertecilla de la pared, con gran cabreo de los empleados de la Compañía de Fomento de Aguas Potables.

domingo, 3 de agosto de 2008

Seguridad nacional

Parking de La Salera. Me llaman la atención los colores y disparo un par de fotos, pero rápidamente me cae encima el personal de seguridad. Resulta que en La Salera (centro estratégico donde los haya) no se pueden hacer fotos. ¿Por qué? Órdenes de "la Dirección", ese omnipresente ente abstracto que sirve para justificar lo injustificable. Me cogen en el día reivindicativo y me pongo impertinente. ¿Con quien hay que hablar para poder hacer fotos? La Dirección se transforma en la Gerencia, y allá me voy yo, a través de kilómetros de pasillos, en su busca, hasta hacerme con una recepcionista en los más profundo de las entrañas del centro comercial. La recepcionista avisa a la Secretaria de la Gerencia, y, previa espera, la Gerencia se manifiesta en cuerpo mortal. Un cuerpo mortal de pocos años, con el pelo engominado, vestido de italiano mafioso (¿donde vás con corbata y chaqueta con el calor que hace, gilipollas?) y que no, que no puede ser y que son imposiciones del Arquitecto. ¡Coño, el Arquitecto! ¡Palabra mayor! ¡Te adoramos, Señor! A esas alturas de la historia, a mi las fotos ya me importan un pito, pero sigo con el raca-raca. ¿Con quien tengo que hablar para poder hacer fotos? Me insinúan que tal vez una carta a la Sede Central puede obrar el milagro. Amenazo con volver con la carta y me voy dignamente. Sin la autorización, pero con la dignidad intacta.
Y ahora, además, subo la foto. Por si acaso llegan a verla y se dan cuenta que el segurata, la recepcionista, la secretaria, el gerente, la dirección, el arquitecto y la sede central han fracasado estrepitosamente. ¡Que se jodan!