domingo, 11 de noviembre de 2007

Pretendo hacer una fotografia formalmente muy sencilla, con muy pocos elementos. Líneas y colores simples, pero que reproduzcan aquello que ha despertado mi interés. A partir de ahí, se trata de buscar el encuadre, la luz y el procesamiento posterior para que la imagen final tenga la suficiente calidad estética.

Esta foto es el resultado de la visita a un cementerio, en un pueblo de la costa castellonense, en la que un bloque de nichos se halla revestido de planchas de acero que se retiran a medida que se ocupan los nichos. La postmodernidad alcanza a todos los aspectos de la vida y las macabras fotografías de niños muertos a las pocas horas de vida comparten espacio con la aquitectura fría y aseptica de las planchas metálicas. El acero refleja deformado el resto del cementerio y se adivinan los cipreses, las flores y las tumbas.

Este es un primer cercamiento al tema. Seguiré insistiendo.