viernes, 30 de noviembre de 2007

El cadaver de una ex-maceta


Agua para todos, decía aquel... Que se lo cuente a esta ex-maceta, cuyo cadaver ha aparecido en un rincón de mi patio de luces. Tal vez la solución sea redactar un PAI, que la recalifiquen y construir una urbanización, con campo de golf incluido, para conseguirle una gotas de agua.

domingo, 25 de noviembre de 2007

Fira de Santa Caterina


Dia de Santa Catalina. Feria con una tradición de siglos. Se siguen encontrando las tajadas de coco, las manzanas confitadas y, sorprendentemente, el arrop i tallaetes, que recuerdo se vendía en Castellón a lomo de mulas. ¡Han pasado años!
Hoy era un día de ilusión para los niños de Vila-real en aquellos años en que los juguetes llegaban con cuentagotas, y ocasión de estrenar zapatos, traje o, en el mejor de los casos, abrigo. Anna me cuenta que la noche anterior a Santa Catalina la pasaba en blanco, nerviosa y esperando el momento de salir a repasar los tenderetes de la feria, buscando la muñeca perfecta, que nunca encontraba. Al final había que conformarse con uno de aquellos perritos de cuerda que ladraban y daban una voltereta. Con todo, los niños de hoy siguen esperando el día de Santa Catalina y arrastran a sus padres de tenderete en tenderete.
En Castellón, se estrenaba la ropa de invierno el día de Todos los Santos, pero ahora, en este país de Jauja y del cambio climático, juguetes y ropa nueva son algo habitual, y hace un tiempo espléndido. Los niños ya no llevan abrigo y solo las niñas repollo salen a la calle hechas un brazo de mar. Y eso en el supuesto de que sigan existiendo las niñas repollo, que tampoco estoy muy seguro.



martes, 20 de noviembre de 2007

Villa Alegría


Me llega un correo de Joan Antoni Vicent, que ha estado visitando mi exposición. Le ha gustado y eso me llena de orgullo, porque Joan Antoni es un fotógrafo de casta, con toda una historia de libros y exposiciones. Otro prejubilado feliz. Nos vimos hace poco y le alabé las virtudes (y comodidades) de la fotografía digital. Me dice ahora: “Crec que per aquests nadals em regalaré una Canon digital”.
Ha reconocido en una de las fotos “Villa Alegría”, que su hermano, Manuel Vicent, cita en “Verás el cielo abierto” y que yo ya fotografié por ese motivo. Cito:
“Me acabo de enterar de que el tornado que ha pasado por Denia se había generado primero en el litoral de Castellón. El mar de Moncofa se había salido más de doscientos metros y había invadido la casa de pescadores que mis padres alquilaron en el sangriento verano del 36 y que permanece en pie todavía. Es una casa muy humilde. Se llama Villa Alegría. El nombre está escrito en letras azules en el remate de la fachada. La casa se halla en primera linea, es blanca de cal, tiene una sola planta y sus rejas están hoy corroidas por el salitre. Alrededor de ella se han ido acumulando edificios, paseos con farolas y cafeterías hasta ahogarla, pero el mar le ofrece aún todo el horizonte. Ahora la suelen alquilar unos punkis muy tatuados porque esa casa conserva dentro el angel de la naturaleza.”

domingo, 18 de noviembre de 2007


Otro paso en la simplificación del lenguaje. Nueva foto en la que elimino uno de los elementos del primer plano y refuerzzo el fondo. No hay ningún montaje y simplemente juego con las luces por zonas, porque incluso la densidad del cielo es real. Se preparaba una gota fría y la abstracción se da por la elección del encuadre y la eliminación de cualquier elemento fisico que ubique la imagen en un entorno geaográfico reconocible.

sábado, 17 de noviembre de 2007

Una foto tomada en Benicassim, el mismo día que la utilizada en el cartel de mi exposición "La línea del cielo". ¿Paisaje? ¿Fotografía subjetiva? En cualuqier caso, fotografía sencilla, simple de concepto, con pocos elementos. Tal vez incluso, demasiados, porque la verdadera foto es el cielo del fondo. Ese degradado de negros, grises y distintos azules. Es la realidad, tal cual, pero no es fotografía documental. Y es que el mundo real, tiene un cierto grado de abstracción.

miércoles, 14 de noviembre de 2007


En la primera foto, una nueva versión de los nichos postmodernos. Me gusta el juego de reflejos: los cipreses y la valla en el acero y los brillos meálicos en el suelo.
Nada que ver con las sombrías visiones tradicionales de los camposantos, y para muestra un botón: vease la segunda foto. Aunque en ella, tras la tapia, se asoma la nave industrial. El desarrollo y el progreso van arrinconando a los muertos, y a la misma idea de la muerte. Afortunadamente, va desapareciendo la España negra.
Se diga lo que se diga ...
¡qué bonito es un entierro!
Con su caballitos blancos y sus caballitos negros.
Con su cajita de pino y su muertecito dentro
Se diga lo que se diga....
¡qué bonito es un entierro!

domingo, 11 de noviembre de 2007

Pretendo hacer una fotografia formalmente muy sencilla, con muy pocos elementos. Líneas y colores simples, pero que reproduzcan aquello que ha despertado mi interés. A partir de ahí, se trata de buscar el encuadre, la luz y el procesamiento posterior para que la imagen final tenga la suficiente calidad estética.

Esta foto es el resultado de la visita a un cementerio, en un pueblo de la costa castellonense, en la que un bloque de nichos se halla revestido de planchas de acero que se retiran a medida que se ocupan los nichos. La postmodernidad alcanza a todos los aspectos de la vida y las macabras fotografías de niños muertos a las pocas horas de vida comparten espacio con la aquitectura fría y aseptica de las planchas metálicas. El acero refleja deformado el resto del cementerio y se adivinan los cipreses, las flores y las tumbas.

Este es un primer cercamiento al tema. Seguiré insistiendo.

jueves, 8 de noviembre de 2007

Paisaje urbano

La quintaesencia del paisaje urbano de los 2000: muros, hormigon, gruas, ladrillos,...
Detrás, nada.

miércoles, 7 de noviembre de 2007

Cuando el diablo se aburre, con el rabo se entretiene. ¿Fotografia conceptual o ganas de enredar?
Paseo por Castellón, máquina en ristre, y me llama la atención las texturas de esa pared, con el sol iluminando lateralmente. El juego del color rosa de la pared, el caldera de la cenefa en la ventana y el gris de la franja inferior. Lo fotografío como un reto, para ver si soy capaz de reproducirlo.
Ahí está, despues del postprocesado en Ps. Me gusta la foto pero no es esa la fotografía que quiero hacer. Me parece un puro ejercicio de estilo.

domingo, 4 de noviembre de 2007


Amanece un día lluvioso y lo fotografío desde mi ventana. Los tejados de las viejas casas del centro histórico contrastan con las medianeras de los nuevos edificios, mostrando las vergüenzas de un pueblo que crece desordenadamente.
No se ve en la foto, pero la churrera (la de toda la vida) esta instalando su aparador en la plaza de la Vila y me llega el olor del aceite caliente y de los primeros churros friéndose, aunque en la calle aún no se ve a nadie. Hoy será un buen día.