miércoles, 7 de octubre de 2009

Manuel Vicent

Ceremonia de investidura de Doctor Honoris Causa de Manuel Vicent por la Universitat Jaume I de Castelló. No me lo hubiera perdido en ningún caso, pero el amigo Joan Antoni Vicent, hermano del investido, tuvo el detalle de invitarme. En cualquier caso, la investidura es un honor merecido para Vicent, y un honor también para la UJI, al contar con el mejor escritor del momento entre sus doctores.
Anésdota al canto. Entro en el Paraninfo, junto a un "señor mayor" al que no le presto mucha atención. En cuanto entramos en la sala, casi llena, el público estalla en una estruendosa ovación que me coge por sorpresa. ¿Me habré hecho famoso? ¿Corresponde este honor a mis mermados méritos? Pues va a ser que no. Me fijo en el "señor mayor" y resulta que es Joan Manuel Serrat. Definitivamente, voy por la vida sin enterarme de nada.

Va a ser que si


Como ocurre casi siempre, resulta que, lo que de lejos parecía, de cerca es.

Se levanta el secreto del sumario en el caso Gürtel y confirmamos (ya lo sospechábamos hacía tiempo) que estos pájaros se han forrado a cuenta nuestra, que lo mismo se quedaban con la pasta, que se regalaban unos a otros coches, relojes o consellerías. O fotos con Obama, que también hubiera quedado bonito.

Por lo menos a mi, me avergüenza estar gobernado por esta pandilla de impresentables, discípulos de Goebels y Jose María el Tempranillo, que se han repartido la Comunidad desde la mayoría absoluta. Y el personal, encima, ¡contento! Y esto no es mas que el principio, así que sigan atentos a su pantalla, que nos vamos a divertir.

En la foto, los amiguitos a los que nuestro Molt Honorable quería un huevo, en la boda de la niña de Aznar. De aquellos polvos, vienen estos lodos.